Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

Gipuzkoa comparte en Baiona los avances logrados en el desarrollo de su modelo de gobernanza colaborativa

Foto Gipuzkoa comparte en Baiona los avances logrados en el desarrollo de su modelo de gobernanza colaborativa

Gipuzkoa comparte en Baiona los avances logrados en el desarrollo de su modelo de gobernanza colaborativa

El diputado general ha presentado ante las y los consejeros departamentales de los Pirineos Atlánticos el programa Etorkizuna Eraikiz

Gipuzkoa comparte en Baiona los avances logrados en el desarrollo de su modelo de gobernanza colaborativa

El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, ha mantenido esta mañana un encuentro de trabajo en Baiona con el presidente del Consejo de los Pirineos Atlánticos, Jean-Jacques Lasserre, así como con las y los consejeros departamentales, con el objeto de compartir los avances logrados en el desarrollo de un modelo de gobernanza colaborativa en el territorio. Olano, junto con el director foral de Participación, Mikel Pagola, ha presentado en la sede de la institución departamental en la capital labortana las iniciativas articuladas a través del programa Etorkizuna Eraikiz y las distintas iniciativas participativas que se vienen desarrollando en los últimos años en Gipuzkoa.

La reunión se enmarca en la estrecha colaboración que mantienen la Diputación de Gipuzkoa y el Consejo de los Pirineos Atlánticos en diversos ámbitos como las políticas sociales, el desarrollo económico, el medio ambiente y la nueva gobernanza. El diputado general ha recordado que Etorkizuna Eraikiz ofrece a la sociedad un “modelo de trabajo colaborativo” para identificar y dar respuesta a los retos de futuro de Gipuzkoa, y en ese objetivo “resulta imprescindible compartir lo que hacemos y aprender de otras experiencias”. “Gipuzkoa es un territorio con clara vocación europea y transfronteriza, decidido a trabajar codo con codo con las instituciones de ambos lados del Bidasoa en beneficio de las personas, de su bienestar económico y social”, ha refrendado.

Según ha recordado el diputado general, la Diputación puso en marcha en 2016 el programa Etorkizuna Eraikiz, con el objeto de salvar el creciente distanciamiento entre la sociedad y las instituciones, para lo que se ha desarrollado un modelo de “escucha, experimentación y co-creación de políticas públicas”, en la que la institución foral colabora con la ciudadanía organizada para avanzar hacia una Gipuzkoa “más social, verde y competitiva”.

En estos cinco años, gracias a este “esfuerzo compartido”, se han desarrollado 125 proyectos ciudadanos, 32 proyectos experimentales y se han ideado nueve centros de referencia sobre temáticas como la creación audiovisual, la innovación social, el envejecimiento saludable, la inclusión social, el futuro del euskera, la gastronomía digital, la nueva movilidad, el cambio climático y la ciberseguridad industrial –seis de ellos ya están en marcha–. Se trata de iniciativas, todas ellas, en las que las instituciones colaboran desde la gestación misma de los proyectos con la universidad, las empresas y los agentes económicos y sociales.

Cápsula Etorkizuna Eraikiz

“Gracias a la colaboración y la participación, los gobiernos se fortalecen, las políticas públicas se legitiman, los intereses sociales se incorporan a la agenda pública, la ciudadanía participa en los procesos de organización de la vida pública, y la función de la sociedad civil se consolida entre otras cosas. Esta es la reflexión que se encuentra en el centro de la iniciativa Etorkizuna Eraikiz”, ha destacado el diputado general.

El diputado general de Gipuzkoa ha realizado estas declaraciones acompañado de Jean-Jacques Lasserre, en la cápsula Etorkizuna Eraikiz que se ha instalado hoy en Baiona, replicando la iniciativa participativa organizada por la Diputación de Gipuzkoa, a través de la cual la sociedad guipuzcoana está haciendo llegar a la institución foral sus propuestas, preocupaciones y problemas sobre el futuro de Gipuzkoa.

Esta iniciativa recoge la importancia de la participación y la colaboración de la ciudadanía para resolver las necesidades de la sociedad. Por un lado, ofrece una descripción sobre la realidad del territorio en la actualidad, sus principales características y valores. Asimismo, se le plantea a la ciudadanía que hagan un doble ejercicio, por un lado, de cara a 2040, es decir, cómo les gustaría que fuera nuestra sociedad dentro de 20 años. Y al mismo tiempo, se les pide que asuman un compromiso, cuáles son las aportaciones que están dispuestos a hacer, porque todas las aportaciones dan fruto después, ya que esas aportaciones pueden convertirse en proyectos que se llevan a cabo dentro del sistema Etorkizuna Eraikiz.