Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

Condena al ataque contra un autobús de Lurraldebus

Foto Condena al ataque contra un autobús de Lurraldebus

Condena al ataque contra un autobús de Lurraldebus

Mensaje de Rafaela Romero, Diputada Foral de Movilidad y Ordenación del Territorio.

Condena al ataque contra un autobús de Lurraldebus

Hoy 22 de mayo, sobre las 7.00 de la mañana, un grupo de seis personas encapuchadas han detenido y atacado el autobús de Lurraldebus de la línea Zumarraga – Azpetia en la entrada de esta localidad cuando realizaba el primero de los recorridos de su trayecto.

Tras obligar al conductor a detener el vehículo, han realizado pintadas en sus laterales, con los mensajes “Amnistia” y “Patxi, zure borroka eredua”. Una de las personas portaba una pancarta con la palabras Amnistia y Patxi Ruiz, en referencia al preso de ETA. El autobús se encontraba de servicio con cinco ocupantes y el conductor, que se han visto obligados a permanecer dentro del vehículo y afortunadamente, no han sufrido daños. Vaya para ellos y ellas mi solidaridad y cercanía.

Desde el Departamento de Movilidad quiero expresar nuestra más contundente repulsa a estos hechos, que nos retrotraen a momentos ya superados por toda la ciudadanía de Gipuzkoa.

Rechazamos y condenamos estos ataques a la propiedad de todos los guipuzcoanos y guipuzcoanas, porque el transporte público es un buen de toda la ciudadanía. Los daños que se causan en un autobús repercuten en un peor servicio temporal y en un gasto de las arcas públicas. En tiempos de máxima necesidad como estos, los servicios públicos han demostrado que son la pieza clave sobre la que se construye la convivencia y la solidaridad. Atacarlos demuestra un desprecio a la propia sociedad y a sus valores.

En los últimos días estamos viendo situaciones que nos despiertan recuerdos que debemos abandonar para siempre. Ataques a bienes públicos, a las sedes de partidos políticos, incluso a la vivienda de la máxima responsable de uno de estos partidos, Idoia Mendia.

La ciudadanía de Gipuzkoa ha hecho un enorme esfuerzo de generosidad para pasar página y situarse más allá de los malos tiempos y de las tenebrosas costumbres de las capuchas y las amenazas. Hemos recuperado la libertad de vivir sin miedo y de viajar sin miedo en el transporte público y no vamos a renunciar a este logro.

Pido a quienes organizan y alientan estos ataques que sean consecuentes con el compromiso democrático de la sociedad. Gipuzkoa no se merece que se añada miedo e incertidumbres, cuando estamos en medio de una situación tan dramática. Por lo tanto, pido a la sociedad guipuzcoana y a sus fuerzas políticas que de manera unánime contribuyan a la calma y al respeto y exijan que cesen los ataques. Nos ha costado mucho recuperar la convivencia y tenemos que defenderla.