Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

Aprobada la licitación de la redacción del proyecto de la sede de MUBIL

Foto Aprobada la licitación de la redacción del proyecto de la sede de MUBIL

Aprobada la licitación de la redacción del proyecto de la sede de MUBIL

La institución foral aprueba la convocatoria de ayudas de ciberseguridad, con una línea diferenciada para impulsar el teletrabajo seguro como gran novedad.

Aprobada la licitación de la redacción del proyecto de la sede de MUBIL

El Consejo de Gobierno de la Diputación Foral de Gipuzkoa ha aprobado hoy la licitación de la redacción del proyecto de la sede física de MUBIL, que se ubicará en el polígono industrial de Ezkuzaitzeta, en Donostia. En total, se destinan 519.000 euros a este fin, y la Diputación espera que dicha redacción esté concluida para finales de año o inicios de 2021. “Se trata de un impulso importante para MUBIL ya que, aunque estamos en el contexto de la crisis del COVID-19, la Diputación Foral de Gipuzkoa vuelve a mostrar su compromiso con este proyecto. MUBIL es una apuesta estratégica de futuro para el territorio y, en estos momentos en los que los modos de movilidad tradicionales están en entredicho, es más importante que nunca empezar a trabajar alternativas y aprovechar oportunidades para mejorar el nivel de especialización de nuestro territorio”, ha destacado la diputada foral de Proyectos Estratégicos, Ainhoa Aizpuru.

          La responsable foral ha comparecido hoy ante los medios de comunicación junto a la portavoz foral, Eider Mendoza, para dar cuenta de las decisiones adoptadas en el Consejo de Gobierno de esta semana. “Como recordarán, MUBIL Fundazioa se constituyó en abril de 2019 y, durante estos últimos años, hemos ido avanzando con el proyecto: tras la constitución de la fundación, a principios de 2020 adquirimos la parcela de Ezkuzaitzeta al Ayuntamiento de Donostia”, ha recordado. Luego, a causa de la pandemia, el proyecto estuvo parado por fuerza mayor, pero tras el levantamiento del estado de alarma ha vuelto “con fuerza” a la actividad: se ha nombrado a Ane Insausti como directora, se han puesto en marcha las obras para instalar la sede provisional en el polígono Usabal de Tolosa y se ha cerrado un convenio con Cidetec, para la instalación de un laboratorio avanzado en MUBIL.

          A toda esta batería de decisiones se le ha sumado la licitación del proyecto de redacción del edificio del polígono de Ezkuzaitzeta, aprobado hoy. La sede de MUBIL se construirá en una parcela de 10.000 metros cuadrados y, según las previsiones, será necesario un presupuesto de 10 millones de euros. “El centro, sin embargo, no será un punto aislado: el objetivo es generar a su alrededor un polo ligado a la electromovilidad y los nuevos modos de movilidad. Es decir, impulsar una industria ligada a este sector, tanto en las empresas existentes, como impulsando nueva actividad y nuevos proyectos relacionados con la electromovilidad”, ha dicho Aizpuru.

          Mientras Ezkuzaitzeta se hace realidad, no obstante, MUBIL echará a andar en su sede provisional ubicada en el polígono Usabal de Tolosa. Las obras necesarias para adecuar el edificio están ya en marcha, y la Diputación espera que pueda abrir sus puertas para finales de año. Se distribuye del siguiente modo: en la planta baja se ubica la recepción y un showroom de 90 metros cuadrados donde se expone el origen, los objetivos, la propuesta de valor añadido y la evolución de MUBIL. La primera planta, de 500 metros cuadrados, albergará las oficinas, una sala de formación (donde se trabajarán ámbitos de conocimiento y a la que podrán ser invitadas empresas) y un espacio fijo para empresas que estén usando el laboratorio y que necesitan más sitio. Por último, en la segunda planta (1.400 metros cuadrados + 250 metros cuadrados en la primera planta) se instalará el laboratorio de Cidetec. Será un laboratorio avanzado para almacenamiento de energía, y contará con equipamientos punteros, por ejemplo, una mesa vibratoria. “Todas las empresas tendrán la posibilidad de testar y probar sus prototipos y productos”, ha explicado Aizpuru.

          Para cerrar el capítulo de MUBIL, la diputada foral también ha hecho mención a la directora Ane Insausti, quien se incorporó al proyecto hace algunas semanas. “Cuenta con una dilatada experiencia en ingeniería y gestión de proyectos a nivel internacional, y lo está demostrando en estas primeras semanas de trabajo. No obstante, tiene ante sí un reto de calado y una gran responsabilidad, ya que corresponde a ella la puesta en marcha de la sede provisional de Tolosa, activar los proyectos iniciales del centro y dar nuevos pasos para materializar la sede definitiva del polígono donostiarra de Ezkuziatzeta. Quiero desearle la mejor de las suertes en este camino que acaba de comenzar”, ha resumido Aizpuru.

 

Ciberseguridad

Por otra parte, la Diputación también ha adoptado una segunda medida de importancia: la aprobación de la convocatoria de este año del programa para impulsar la ciberseguridad. Se destinan 367.000 euros a este campo, y las solicitudes se pueden presentar tras la publicación de la convocatoria en el Boletín Oficial de Gipuzkoa y hasta el 15 de octubre. Cuenta con tres líneas principales: fortalecer la ciberseguridad en las empresas; impulsar la investigación y el desarrollo ligado al sector; y fomentar el teletrabajo seguro, la gran novedad de este año. “A través de esta línea de trabajo, queremos contribuir al esfuerzo que está realizando Gipuzkoa para especializarse en el campo de la ciberseguridad, activando las capacidades y fortalezas que tenemos y creando nuevas. ZIUR es el principal exponente de esta apuesta, y esta convocatoria de ayudas complementa dicha estrategia”, ha dicho Mendoza.

          En lo que respecta a la primera línea, se destinan 157.120 euros a fortalecer la ciberseguridad en las empresas. Se financiará la contratación de asesorías para trabajar los siguientes aspectos: hacer un diagnóstico de la situación de la empresa en lo que respecta a la ciberseguridad, así como analizar su organización desde esta óptica; completar un plan de ciberseguridad; ayuda para poner en marcha y ejecutar ese plan (puesto en marcha en el marco de estas ayudas o anterior); y los costes de acciones de sensibilización y formación llevados a cabo con las personas trabajadoras de la compañía. Como máxima, cada solicitud podrá disponer de 15.000 euros.

          La segunda línea de trabajo tiene como objetivo impulsar la investigación y el desarrollo en el ámbito de la ciberseguridad. En ella, se financiarán los siguientes gastos ligados a proyectos de I+D: costes de personal (personal investigador, técnico o auxiliar); material e instrumentos que se emplean en el proyecto; costes de la investigación, conocimiento, patentes, gastos de asesoría u otro tipo de servicios contratados en relación con el proyecto; o gastos generales de otro tipo, ligados a la iniciativa. Como mucho, la subvención que perciba cada empresa podrá ser de un máximo de 50.000 euros.

          Por último, la principal novedad de este año es la tercera línea de trabajo, denominada teletrabajo seguro. Cuenta con un presupuesto de 130.000 euros. El teletrabajo es una cuestión que ha de ser trabajada desde la óptica de la ciberseguridad. Por eso, con estas ayudas queremos financiar acciones de sensibilización, información y formación que tengan como objetivo fomentar un teletrabajo seguro”, ha dicho la portavoz. La Diputación ayudará a financiar acciones que tengan como objetivo impulsar el teletrabajo, siempre y cuando se muevan bajo la premisa de la seguridad. Por ejemplo, acciones de difusión, sensibilización y concienciación; diseño y desarrollo de acciones que tengan como objetivo la adquisición de formación o conocimientos específicos; creación y dinamización de grupos de trabajo con empresas, que tengan como objetivo trabajar la ciberseguridad; y la organización de otras acciones ligadas al objetivo del programa.

          “El mundo y el mercado actuales son globales, y todo está conectado. Internet y las nuevas tecnologías son los que lo posibilitan”, ha recordado Mendoza. A su juicio, en el contexto de la crisis del COVID-19, este ámbito tiene cada vez más peso. “Pero no todo tienen que ser ventajas y, en este caso, la seguridad y el ciber crimen son la principal amenaza. Por tanto, para conseguir empresas competitivas que actúen con todas las garantías, es indispensable trabajar la ciberseguridad. La Diputación trabaja en ello desde la pasada legislatura, sobre todo a través de ZIUR, fortaleciendo esta iniciativa con medidas como la que presentamos hoy”, ha dicho.

 

Políticas sociales

Por otra parte, como cada semana, la Diputación ha actualizado el impacto que está teniendo el COVID-19 en los recursos de políticas sociales que gestiona. En lo que respecta a la red de inclusión social, los 9 casos que había la semana pasada han superado la enfermedad, por lo que no quedan positivos en este ámbito. La Diputación cuenta en este campo con 54 recursos, 225 plazas residenciales y 192 plazas en viviendas. En el caso de personas menores, no hay cambios respecto a la semana pasada, por lo que siguen siendo seis los casos positivos activos en esta red de centros, donde se atiende a 400 menores. Por último, en lo que respecta a las residencias de mayores, una semana más no hay casos positivos entre las personas usuarias y, hoy por hoy, son 6 los positivos entre las personas trabajadoras.