Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

Diputación homenajea el centenario de la reunión del consejo de la Sociedad de Naciones

Foto Diputación homenajea el centenario de la reunión del consejo de la Sociedad de Naciones

Diputación homenajea el centenario de la reunión del consejo de la Sociedad de Naciones

La diputación ha celebrado la efeméride con un acto institucional en el Salón del Trono del palacio foral, una exposición ha acompañado el homenaje. Tras el acto se trasladará al KMK.

Diputación homenajea el centenario de la reunión del consejo de la Sociedad de Naciones
  • Entre los invitados al acto han estado la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación Arantxa Gonzalez Laya y representantes de los países participantes de aquella reunión de 1920, Bélgica, Brasil, Francia, Italia y Noruega.   

Con ocasión del Centenario de la reunión del Consejo de la Sociedad de Naciones, precursora de la actual Organización de las Naciones Unidas, celebrada en Donostia-San Sebastián, del 30 de julio al 5 de agosto de 1920, la Diputación Foral de Gipuzkoa ha celebrado un acto a las 12:00 horas en el Salón del trono del palacio foral para celebrar dicha efeméride.

La Sociedad de las Naciones (SDN) o Liga de las Naciones fue un organismo internacional creado por el Tratado de Versalles, el 28 de junio de 1919, que  proponía establecer las bases para la paz y la reorganización de las relaciones internacionales una vez finalizada la Primera Guerra Mundial.

El “Consejo Ejecutivo” estaba formado tan sólo por 8 países. Los países representados en San Sebastián fueron los 4 miembros permanentes del Consejo: Francia, Reino Unido, Italia y Japón, y los no permanentes, Bélgica, Brasil, Grecia y España que presidió la primera sesión como país anfitrión.

Su importancia radica en ser la primera vez que se reunión en un país neutral, no participante en la Gran Guerra, y porque en ella se preparó la primera Asamblea General de la Sociedad de Naciones que se celebró en Ginebra en noviembre del mismo año.

El lugar elegido para el Consejo fue el Palacio de la Diputación que hizo honor a los visitantes, preparando salas y salones para los delegados y el centenar de personas que les acompañaban.

Tras la primera Guerra Mundial y hasta la crisis por la suspensión del juego en 1925, durante la dictadura de Primo de Rivera, Donostia estuvo en el cénit de su fama internacional. Todavía aquel año de 1925 albergó otra reunión de la Comisión de Higiene de la Sociedad de Naciones que puso a la ciudad y al territorio histórico de Gipuzkoa en el centro de las noticias internacionales de la época.

Antecedentes de la reunión

La Sociedad de Naciones fue creada en 1919 a partir del Tratado de Versalles que puso fin a la Primera Guerra Mundial y como respuesta a esta, en un intento por dar pasos adelante en la cooperación entre los Estados con el objetivo de que no se repitiesen ese tipo de hechos y de establecer un nuevo orden mundial que evitase una catástrofe similar.

El Consejo era el órgano de toma de decisiones de la Sociedad de Naciones y el encargado de conocer las disputas que pudieran surgir entre países. Si las discusiones fracasaban, el Consejo era competente para adoptar una serie de sanciones que podría imponer a dichos Estados.

España se encontraba entre los países integrantes originales de la Sociedad de Naciones y formó parte de los Estados que integraban en su Consejo de la Sociedad de Naciones como miembro no permanente de forma prácticamente continuada desde sus inicios hasta el inicio de la Guerra Civil Española. Entre los elementos más destacables de dicho nuevo marco jurídico cabe destacar la creación del primer TRIBUNAL INTERNACIONAL PERMANENTE DE LA HISTORIA, la Corte Permanente de Justicia Internacional, que sería la antecesora de la actual Corte Internacional de Justicia, situada en La Haya. La referencia a este tribunal en relación con la celebración de la reunión de 1920 en Donostia-San Sebastián tiene su razón de ser en el hecho de que en nuestra ciudad se abordaron importantes cuestiones relacionadas con la creación de dicho tribunal, como consta en los archivos de la Sociedad de Naciones.

 

Actos en torno al centenario

El acto principal ha tenido lugar en el Salón del Trono de la Diputación Foral de Gipuzkoa. Entre los invitados han estado algunos de los representantes de los países participantes en la reunión de 1920, Bélgica, Brasil, Francia, Italia, Bélgica, Brasil, Noruega y la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arantxa Gonzalez Laya. El historiador Juan Agirre Sorondo ha sido el encargado de contextualizar lo que supuso aquella reunión que tuvo lugar entre el 30 de julio y el 5 de agosto de 1920. El acto ha estado acompañado con una exposición realizada por el historiador carlos Rilova de carácter divulgativo, confeccionada por 5 vitrinas y 5 paneles que informa de lo ocurrido en aquellos días en San Sebastián y de la importancia que ello tuvo para el conjunto de la ciudadanía. La exposición está situada frente a la capilla de San Ignacio, y posteriormente se trasladará al Koldo Mitxelena Kulturunea.

El diputado General de Gipuzkoa, Markel Olano, ha destacado que “la apertura al mundo” ha sido uno de los rasgos característicos de Gipuzkoa y de Euskadi a lo largo de su historia, tradición con la que entronca la celebración del Consejo de la Sociedad de Naciones en Donostia. Asimismo, según ha subrayado, aquel intento por garantizar desde “el multilateralismo y el diálogo” principios como “la paz y la colaboración” entre los países tampoco es ajeno a la “sensibilidad” de nuestro territorio. “Conocemos los efectos devastadores de la violencia y de la conculcación de derechos humanos. Por ello, hoy reivindicamos una vez más los valores de la paz y de los derechos humanos como elementos fundamentales e irrenunciables de nuestra sociedad”, ha resumido.

Por su parte la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación Arantxa Gonzalez Laya ha declarado que ““Yo me aproximo al centenario de la reunión en Donostia del Consejo de la Sociedad de Naciones, desde un profundo respeto por aquellos hombres que, habiendo sigo testigos de las barbaridades que entrañó la Primera Guerra Mundial, se esforzaban por alzar el andamiaje institucional de una organización destinada a construir y preservar la paz. En definitiva, España, apostaba por salir de su ensimismamiento y por abrirse al mundo a través del multilateralismo”.

Harkaitz Millan diputado de Cultura y Cooperación Internacional señlaba que “partiendo de la importancia de dicho evento, nuestra intención es recordar que superando viejos egoísmos el ideal de cooperación es la garantía de un futuro mejor para todos en paz.  Y así situar al territorio histórico de Gipuzkoa y la ciudad de Donostia-San Sebastián nuevamente en el panorama jurídico internacional a través de las diversas actividades que pretendemos celebrar durante el otoño en el Koldo Mitexelana. Como una serie de conferencias y un ciclo de cine en el KMK, que acerca a nuestra ciudadanía la importancia de un contexto internacional justo en paz”.