Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

Sigue siendo una la persona mayor positiva en las residencias de personas mayores

Foto Sigue siendo una la persona mayor positiva en las residencias de personas mayores

Sigue siendo una la persona mayor positiva en las residencias de personas mayores

Diputación recoge en una orden foral las medidas para seguir haciendo frente al COVID-19 en los servicios sociales “extremando la prudencia”.

Sigue siendo una la persona mayor positiva en las residencias de personas mayores

La portavoz foral Eider Mendoza ha comunicado que la semana que viene se hará pública la orden foral que recogerá todas las medidas de “prevención, contención y coordinación” que deberán de seguir tomando los servicios y recursos sociales, tanto en el ámbito de las personas mayores, como en discapacidad, enfermedad mental, inclusión social, infancia y mujeres víctimas de violencia machista. Ha subrayado, además, que el objetivo es “regular la nueva normalidad con extremada prudencia” y que esas medidas se mantendrán en vigor mientras no cambien las circunstancias de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19.

Mendoza ha recordado que con la superación de la fase 3 y con la consiguiente expiración de la vigencia del estado de alarma, la Diputación Foral de Gipuzkoa ha visto la necesidad de recoger en una orden foral “todas las medidas necesarias para seguir garantizando el bienestar y la integridad de todas las personas, tanto de las usuarias de los servicios sociales, como del personal que las asiste”.

          Las directrices agrupadas, se dividen en seis categorías: medidas organizativas, de prevención e higiene; planes de prevención y contingencia; medidas en relación a las visitas; a las salidas al exterior de personas usuarias de centros residenciales; medidas de ingreso permanente en centros residenciales; y medidas de comunicación, formación y difusión. Todas ellas, además, “deberán modularse en intensidad teniendo en cuenta las características de los centros y servicios, y la situación epidemiológica de cada momento”, ha señalado la portavoz.

          Hasta ahora, y desde el inicio de la crisis sanitaria, desde el Departamento de Políticas Sociales se han diseñado dos planes –el Plan de Choque y el Plan de Adaptación a la Nueva Realidad– con el fin de unificar criterios y coordinar una respuesta “rápida y eficaz” ante el COVID-19 en los servicios y recursos sociales de Gipuzkoa. La orden foral, que ya ha sido remitida a las entidades encargadas de gestionar dichos servicios, reagrupa y adapta las decisiones que se han ido tomando en el transcurso de la crisis, en coordinación con las propias entidades y las autoridades sanitarias.

          Por tanto, el documento recoge, entre otros aspectos, que los centros y servicios deberán adoptar las medidas organizativas necesarias para prevenir los riesgos de contagio, manteniendo las distancias de seguridad, haciendo uso de la mascarilla, extremando la higiene y la limpieza, sectorizando los centros y parcelando de los espacios de uso común. Además de disponer de planes de prevención y contingencia, los centros residenciales de personas mayores deberán disponer, al menos para cinco semanas, de un stock de seguridad de EPIs, y deberán mantener la comunicación con la Diputación Foral de Gipuzkoa como hasta ahora, “informando con celeridad en caso de tener algún caso de sospecha o positivo de COVID-19”.

          En relación a las visitas, desde la superación de la fase 3 pueden ser dos personas las que acudan a cada visita, y no necesariamente las mismas en todas las visitas. A su vez, Mendoza ha recordado que en el caso de personas que presentan demencias graves o déficit sensoriales, pueden tener visitas con contacto físico, “supervisadas y extremando las medidas de prevención”. En relación a las salidas al exterior, éstas están permitidas desde el pasado 20 de junio: “Las salidas tienen, prioritariamente, carácter terapéutico, se desarrollan extremando todas las medidas de prevención, y se realizan en los horarios marcados por los propios centros”, ha apuntado Mendoza. Por otra parte, los nuevos ingresos en residencias deberán hacerse con un aislamiento previo de 14 días y con PCR realizado al inicio y a la finalización de la misma.

          Todos los centros, servicios y establecimientos deberán desarrollar planes de difusión, comunicación y formación relativas a la prevención y actuación entre las personas usuarias, profesionales y familiares. Además, Eider Mendoza ha subrayado que el Servicio de Inspección de la Diputación “será la encargada, como lo ha venido haciendo hasta ahora, de vigilar el cumplimiento de las medidas aprobadas”.

 

Sin cambios en las residencias

Por otra parte, la portavoz ha informado de la situación de última hora de las residencias de personas mayores de Gipuzkoa, y ha señalado que no ha habido cambios en las últimas 24 horas respecto al COVID-19, por lo que no se han registrado nuevos casos, ningún fallecimiento, ni altas médicas en los 65 centros y 5.425 plazas de la red.

A día de hoy, sigue siendo una la persona mayor que permanece con diagnóstico positivo en COVID-19, y permanece atendida en la planta sociosanitaria del Hospital de Eibar.    Desde el inicio de la crisis sanitaria, 394 personas mayores han superado la enfermedad, 168 personas han fallecido con COVID-19, son 16 los centros que han tenido casos positivos, y hasta hoy, 15 de ellos han dejado atrás el virus: Iurreamendi de Tolosa, Egogain de Eibar, Caser Residencial Anaka de Irun, Santa Ana de Zarautz, Caser Residencial Betharram de Hondarribia, Otezuri de Zumaia, Aita Etxe de Donostia, Arangoiti de Beasain, La Paz de Donostia, San Jose de Ordizia, Argixao de Zumarraga, Jose Arana de Eskoriatza, San Andrés de Eibar, Iturbide de Arrasate y Berra de Donostia.