Ruta de navegación

Publicador de contenidos

Uno de cada cinco hogares de Tolosaldea sufre pobreza energética

Uno de cada cinco hogares de Tolosaldea sufre pobreza energética

Según el diagnóstico sobre pobreza energética de Tolosaldea Garatzen, 987 (5,3%) hogares de la comarca de Tolosaldea se encuentran en situación de pobreza energética severa y 3.160 (16,4%) hogares en situación de pobreza energética relativa.

30/09/2022
Foto Uno de cada cinco hogares...

Son cinco los grupos de riesgo que se ven más afectados y tienen más posibilidades de sufrir pobreza energética: desempleados, no propietarios de vivienda, migrantes, mujeres y familias monoparentales.

José Ignacio Asensio: “Nos enfrentamos a una coyuntura energética complicada y es momento de dar soluciones para acelerar nuevos modelos energéticos que mejoren la calidad de vida de la ciudadanía, con especial atención a las personas más vulnerables. En esta línea, en Tolosaldea, hay en marcha 18 comunidades energéticas que se están impulsando con la financiación del departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa y la ayuda de los fondos Next Generation. A través de este modelo de energía kilómetro 0, las familias y comercios tendrán ahorros estimados de 500 euros anuales”.

El diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, y el presidente de Tolosaldea Garatzen, Iker Urruzola, han participado en la presentacion de la diagnosis de la pobreza energética en Tolosaldea elaborado por Tolosaldea Garatzen, agencia de desarrollo de la comarca. Esta es una de las acciones del plan de energía del Departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipukoa para impulsar los planes comarcales de energía. Con el fin de combatir la pobreza energética y fomentar un modelo sostenible basado en las renovables, el Departamento destina un total de 50.000 euros a cada una de las comarcas del territorio.

Los datos muestran que en Tolosaldea 3.160 hogares (el 16,4% de los hogares de la comarca) sufren pobreza relativa, mientras que 987 hogares (el 5,3%) sufren pobreza severa. Es decir, en más de 4.000 hogares, uno de cada cinco hogares de la comarca, se ha detectado, de una u otra manera, pobreza energética.

Teniendo en cuenta los factores de riesgo se define el perfil de las personas con alta vulnerabilidad, siendo las más vulnerables las familias unipersonales y de bajo nivel de ingresos, especialmente mayores de 45 años y que se encuentran en situación de desempleo.

Ante esta situación, el diputado foral ha remarcado la urgencia de activar todas las palancas de la transición energética para combatir las necesidades de las capas más desfavorecidas de la sociedad y combatir la pobreza energética que afecta a uno de cada cinco hogares de Gipuzkoa: “Nos enfrentamos a una coyuntura energética complicada y es momento de dar soluciones para acelerar nuevos modelos energéticos que mejoren la calidad de vida de la ciudadanía. En esta línea, en Tolosaldea, hay en marcha 18 comunidades energéticas que se están impulsando con la financiación del departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa y la ayuda de los fondos Next Generation. A través de este modelo de energía kilómetro 0, las familias y comercios tendrán ahorros estimados de 500 euros anuales”.

Por su parte, Iker Urruzola, presidente de Tolosaldea Garatzen, la pobreza energética existe “cerca de nosotros”: “Aunque quizás no sea fácil de ver, está cerca de nosotros: la imposibilidad de poner la calefacción en invierno, las facturas excesivas, un menor consumo de lo necesario, el retraso en los pagos… Hemos fijado una serie de iniciativas para hacer frente a esta situación, para atender a las familias en esta situación de vulnerabilidad”. Urruzola ha añadido que “mantendrán su compromiso de seguir dando pasos en la formación y en el empoderamiento de la sociedad, y en la consecución de una mayor independencia energética”.

Acciones de Tolosaldea Garatzen

El diagnóstico incluye un análisis de las respuestas de los servicios sociales a las personas que sufren pobreza energética en Tolosaldea. Esto ha permitido conocer las limitaciones y buenas prácticas del servicio para crear un protocolo de actuación de mejora.

En mayo se puso en marcha el Programa de Formación contra la Pobreza Energética en colaboración con Goiener. Con este programa se pretende posibilitar a través del empoderamiento de las trabajadoras sociales, una atención e información más integral a las personas usuarias y a la ciudadanía. Además del personal de los servicios sociales, han participado en las sesiones la Ertzaintza, Osakidetza, la Policía Municipal, Cruz Roja y las asociaciones y agentes sociales de la comarca que trabajan con colectivos en situación de vulnerabilidad, todos ellos con un papel relevante en la prevención y solución de la pobreza energética.

El diagnóstico incluye una hoja de ruta de otras propuestas de cara al futuro. El estudio ha evidenciado, entre otros aspectos, la necesidad de un protocolo que recoja pautas claras y precisas para identificar y canalizar los casos. El rol de la oficina de energía en este sentido puede ser clave a través del asesoramiento directo, el trabajo preventivo, campañas de comunicación y sensibilización.

Además del protocolo, se propone la creación de una red o mesa de coordinación de casos entre todos los agentes externos dispuestos a colaborar en la identificación y/o gestión de casos. Por último, se trata de impulsar planes de ocupación en el sector de la energía y la pobreza energética, con el objetivo de capacitar y formar a los profesionales en estas materias, así como atender a los colectivos vulnerables. Para ello será necesaria la formación profesional específica.

Factores de riesgo

Son muchos los factores que influyen en la pobreza energética: situaciones personales (estructura familiar, condiciones de trabajo, ingresos…), mercado (precio), entorno (clima) o condiciones de aislamiento y equipamientos de la vivienda, entre otros.

En este sentido, se define el perfil de las personas con alta vulnerabilidad, siendo las más vulnerables las familias unipersonales y de bajo nivel de ingresos, especialmente mayores de 45 años y que se encuentran en paro.

Son cinco los factores de riesgo. El primero, corresponde a las personas en situación de desempleo, quienes tienen 12,3 veces más posibilidades de sufrir pobreza energética. Teniendo en cuenta los datos de paro de Tolosaldea, serían 3.184 las personas de la comarca en esta situación.

Otro de los factores que puede aumentar el riesgo de pobreza energética es no ser propietario de la vivienda de residencia. Concretamente, el riesgo se multiplica por cinco. Por otra parte, la probabilidad de que los migrantes sufran este tipo de pobreza es cinco veces mayor. Cabe recordar que la población migrante en la comarca de Tolosaldea alcanza en la actualidad el 10,57%, con 2.081 personas.

En el caso de las familias monoparentales, tienen cuatro veces más probabilidades de sufrir pobreza energética. Según el INE, en Tolosaldea hay 1.400 familias de este tipo. Para finalizar, ser mujer es el quinto factor de riesgo; ya que tienen una probabilidad 2,6 veces mayor de sufrir este tipo de pobreza.

  

648