Inventario de focos de basura dispersa de Gipuzkoa

 

Los vertidos de basura en el medio marino son un problema global que está en aumento y requiere de la toma de medidas que permitan revertir el problema. La Agencia Europea del Medioambiente (EEA) estima que cada año en torno a 10 millones de toneladas de basuras van a parar a los mares y océanos del mundo. Así mismo, se estima que aproximadamente el 80% proviene de tierra, en gran medida por una falta de concienciación pública que genera un vertido incontrolado de los residuos que terminan en los cursos fluviales, alcanzando finalmente los mares y océanos.

 

Tal y como ha mostrado el proyecto Life LEMA que ha coordinado la Dirección General de Medio Ambiente de la Diputación Foral durante los años 2016-2019, el Golfo de Bizkaia no es ajeno a la presencia de basura marina. De forma generalizada, la situación del sudeste del Golfo de Vizcaya se podría catalogar de contaminación media comparándola a otros mares, como por ejemplo el mediterráneo, en el que la contaminación por basuras es elevada. No obstante, la situación actual debe entenderse como un indicador que hace necesario reforzar las acciones de prevención y corrección. 

 

Por otra parte, la Norma Foral 6/2019, de 20 de marzo, por la que se aprueba el Plan Integral de Gestión de Residuos Urbanos de Gipuzkoa 2019-2030, recoge en su programa de prevención de residuos una línea de actuación enfocada a la prevención y reducción de la basura dispersa en el medio ambiente.

 

Por todo ello, se ha procedido a realizar un inventario de focos de procedencia y acumulación de basura dispersa de los entornos costeros, fluviales y terrestres de Gipuzkoa y un plan de acción que contempla un paquete medidas de prevención y reducción, todo ello acompañado de medidas de concienciación y sensibilización de la ciudadanía.