Atrás

FUEGO BACTERIANO

FUEGO BACTERIANO (Erwinia amylovora)

Es la enfermedad de origen bacteriano que más daño causa al manzano, sobre todo en determinadas variedades sensibles. En los países de la U.E. es una enfermedad de cuarentena.

Sintomas y biología

Los síntomas iniciales de la enfermedad tienen lugar en primavera siendo los brotes jóvenes y las flores los primeros en ser atacados. Posteriormente, la infección va progresando en sentido descendente hacia ramas y tronco; en variedades muy sensibles puede llegar a causar la muerte del árbol.

Al inicio del ataque las flores ennegrecen y se marchitan pero permanecen adheridas al arbol, al igual que las hojas de los brotes terminales que se oscurecen y quedan como quemadas por el fuego; de ahí el nombre de la enfermedad. Los brotes pierden rigidez y se curvan tomando forma de "cayado".

Los frutos pueden ser afectados desde el inicio de su formación, necrosándose progresivamente hasta quedar secos y arrugados.

Sobre las ramas y tronco se pueden formar chancros típicos con depresiones y agrietamientos en la corteza, de color más oscuro que lo normal. Bajo dicha corteza los tejidos adquieren una coloración pardo rojiza; si los límites de la lesión con la zona sana son difusos es indicativo de que la enfermedad progresa, en el caso de que ralentice su avance estos límites son más definidos.

En condiciones de alta humedad ambiental los órganos parasitados segregan unas gotitas, inicialmente blanquecinas y posteriormente amarillentas, exudados de bacterias que son foco de nuevas infecciones a través de la lluvia, viento, insectos etc. El inóculo bacteriano sobrevive, en estado latente en los órganos parasitados, durante el periodo de reposo invernal. Las condiciones ambientales óptimas para el desarrollo de la enfermedad son primaveras con humedades relativas altas y temperaturas superiores a 18ºC.

La floración es el periodo en que la planta ofrece una mayor sensibilidad a la infección bacteriana. El granizo, debido a las heridas que produce, favorece la penetración del inóculo.

Control

No hay métodos eficaces que erradiquen, de una manera efectiva, la enfermedad; para intentar su erradicación es necesario el arranque de todas las plantas infectadas.

Las medidas preventivas que se recomiendan para evitar su expansión son: - Uso de material sano.

- Plantación de variedades tolerantes o poco sensibles al fuego bacteriano. La sensibilidad de una variedad puede ser distinta, dependiendo del órgano afectado:flores o brotes. En general, se considera que Fuji, Reina de Reinetas y Verde Doncella son muy sensibles; Granny Smith, medianamente sensible; Boskoop, Jonagold, Golden Delicious y Royal Gala poco sensibles. En manzana de sidra las variedades Haritza, Reineta del País y Bost Kantoi son muy sensibles; bastante sensibles son Verde agria, Frantzes sagarra , Goikoetxea y Udare Marrón; medianamente sensibles, Gezamina, Errexila, Mikatza, Mozoloa , Patzuloa y Txalaka; poco sensibles. Usar portainjertos tolerantes:M7 y MM111 son resistentes; M9 susceptible; MM106 y M26 muy susceptibles (consultar Cuadro de patrones del manzano). - Poda de todas las partes afectadas y eliminación de los restos.

- Realización de tratamientos químicos preventivos, durante los períodos infectivos, especialmente durante la floración.

  • Brotes atacados. Brotes atacados.
  • SagBrote de manzano doblado y desecado, con forma de SagBrote de manzano doblado y desecado, con forma de "cayado".aBrote de manzano doblado y desecado, con forma de "cayado".rrondo-kimu tolestu eta lehortua, "arku" formarekin.
  • Brote Brote "quemado" por el fuego bacteriano.Su-gorrinak "erretako" kimua.
  • Inicio del daño en hoja. Inicio del daño en hoja.
  • Inicio del daño en hoja. Inicio del daño en hoja.
  • Hojas dañadas por Hojas dañadas por "Fuego bacteriano".