Ir al menú principal Ir al contenido principal

bomberos/as

Nuevos tiempos en la atención a la emergencia en Gipuzkoa

La nueva realidad en la atención a la emergencia en Gipuzkoa: una visión holística e integral

Transcurridos 35 años desde la creación del Servicio Foral de Bomberas/os, en los últimos años el servicio foral está inmerso en un proceso de análisis, modernización y actualización de su modelo operativo.

Este análisis ha tenido en cuenta el importante desarrollo de las infraestructuras viarias en Gipuzkoa y los cambios habidos en las dos últimas décadas en el sector industrial y de servicios dentro del territorio. Estos cambios unidos a los movimientos demográficos producidos entre las diferentes comarcas y los fenómenos de conurbación surgidos entre municipios han modelado la necesidad de acometer de forma diferente la respuesta y la atención a las emergencias en Gipuzkoa.

La emergencia no entiende ni entenderá nunca de fronteras ni de competencias, y más aún en un territorio tan pequeño como Gipuzkoa, donde las distancias entre los diferentes municipios son reducidas y las dificultades para lograr suelo urbanizable son grandes debido a los condicionantes que impone nuestra geografía.

Los dos servicios de bomberas/os del territorio son conscientes de esta nueva realidad y de la importancia de su papel para el conjunto de la sociedad guipuzcoana. Ambos Servicios apuestan por fortalecer, potenciar y mejorar la eficiencia de su trabajo diario, analizando y explorando las oportunidades de mejora y las posibles sinergias entre ambos que les permitan ofrecer un mejor servicio al ciudadano.

El objetivo es claro: conseguir unos servicios de bomberas/os en el territorio de Gipuzkoa más potentes, completos, coordinados, homogéneos y con mejor capacidad de respuesta operativa ante cualquier tipo de emergencia de la que existe hoy en día, al funcionar de manera totalmente independiente los dos Servicios y con todas sus estructuras operativas separadas físicamente.

Gb 20

Plan estratégico Gipuzkoa Babestu 20_30

Fruto de una reflexión y análisis conjunto entre los dos servicios de bomberas/os del territorio, desde el año 2016 se viene trabajando de forma coordinada y conjunta con objeto de dar forma al nuevo modelo de respuesta a las emergencias en Gipuzkoa.

Para ello se ha hecho necesaria realizar una revisión completa e integral del modelo de servicio y plantear una reorganización de la respuesta operativa que ambos servicios ofrecen en todo el territorio. Igualmente se ha realizado un estudio de ubicación de parques y dotaciones, de manera que se ajuste a la realidad actual de las emergencias y a las necesidades actuales y futuras que requiere la sociedad guipuzcoana.

Este ambicioso proyecto de revisión, renovación y reorganización integral de la atención a la emergencia en Gipuzkoa a doce años vista y que supondrá una mejora considerable en la atención a la emergencia en todo el territorio ha sido ya elaborado y ha tomado forma de plan estratégico dentro la Diputación Foral de Gipuzkoa.

A dicho plan se le ha denominado Gipuzkoa Babestu 20_30, haciendo así referencia a la cobertura, respuesta y protección ante las emergencias que se pretende dar a todas/os los guipuzcoanas/os a partir de la próxima década por parte de los dos servicios de bomberas/os existentes en el territorio.

Algunas de las líneas estratégicas y proyectos que incluyen dicho plan verán la luz y serán una realidad a lo largo del año 2018, como la Central unificada de Coordinación de Emergencias de bomberas/os que fusionará las dos centrales de cada uno de los servicios y se ubicará en el parque municipal de Garbera.

Durante el año 2018 se espera realizar la presentación completa y la tramitación del plan Gipuzkoa Babestu 20_30 en las Juntas Generales de Gipuzkoa para su consideración y posterior aprobación por la Diputación Foral, tras lo cual se consolidarán las bases y líneas estratégicas principales para su desarrollo en los próximos años.

Líneas generales el Plan GB20_30

Las medidas que incluye el Plan estratégico Gipuzkoa Babestu 20_30 y que mejorarán la calidad asistencial en la atención a la emergencia en todo el territorio por parte de las/los bomberas/os son las siguientes:

Unificación operativa de los dos servicios de bomberas/os del territorio

Actualmente los dos servicios funcionan operativamente en el territorio dentro de su ámbito concreto de actuación de manera autónoma e independiente.

El plan GB20_30 propone superar el marco competencial de titularidad de la Administración competente y promover una nueva visión integral de las emergencias, de manera que cualquiera de los dos servicios pueda prestar atención, ayuda o apoyo de manera automática en las emergencias que se produzcan fuera de su ámbito administrativo.

A nivel operativo las ventajas también serán visibles y apreciables para los habitantes del Territorio, ya que en algunos casos se podrán reducir considerablemente los tiempos de respuesta y apoyo de las/los bomberas/os

Unificación operativa de los dos servicios de bomberos

Apertura de nuevos parques en alto y bajo Deba (Bergara y Elgoibar) y reubicación de parques actuales (Zubillaga, Arrate y Korosti)

Las zonas de cobertura actuales y la ubicación de los parques forales están definidas en los años 80, época de creación de dicho servicio. Tal y como se ha comentado en diversos apartados, desde aquellos años hasta hoy en día la sociedad guipuzcoana ha evolucionado notablemente, transformándose de forma radical en algunos aspectos.

La nueva red viaria de alta capacidad desarrollada en los últimos años y que completará la llamada rotonda de Gipuzkoa en 2019 con la finalización de las obras de Deskarga, ha hecho que algunos parques forales se encuentren situados fuera de esta infraestructura tan importante para la rápida comunicación entre las diferentes comarcas y municipios guipuzcoanos.

Después de analizar la repercusión operativa que han supuesto las nuevas infraestructuras viarias en el territorio y realizar un detallado estudio de tiempos municipio a municipio con las ubicaciones ideales que deberían tener los parques de bomberos, se plantea reubicar o trasladar tres parques forales: Zubillaga, situado en Oñati, Korosti, situado en Legazpi y Arrate, situado en Eibar.

Nuevos parques en alto y bajo Deba

A su vez se construiría en la zona del nuevo nudo de carreteras conformado por la AP1 y la GI632 un nuevo parque más grande, equipado y moderno que daría servicio a toda la zona de Debagoiena (Bergara, Elgeta, Oñati, Arrasate, Aretxabaleta, Eskoriatza y Leintz-Gatzaga) y al alto Goierri (Zumarraga, Urretxu y Legazpia) a donde una vez esté finalizada la obra de descarga podrán llegar en un tiempo de 10-12’ y además con un número importante de efectivos capaces de actuar eficazmente en cualquier tipo de emergencia.

La elección de Bergara como nueva ubicación del parque referente de esta zona se ha dado por diferentes razones. Una de ellas es que tras la finalización de las obras de la GI-632 en 2019, Bergara se convertirá en el único municipio guipuzcoano al cual se podrá llegar en menos de 15 minutos desde tres diferentes parques de bomberos forales: Zubillaga, Korosti y Arrate.

Debido a su ubicación en la confluencia de dos nudos de carreteras importantes, se dará una mayor importancia estratégica a este parque y se concentrarán un mayor número de recursos en él, permitiendo así llegar en poco tiempo y con un número importante de medios a mucha más población.

Por otro lado, se plantea además la necesidad de trasladar unos kilómetros el parque de Arrate hacia Elgoibar, ya que este parque da servicio a toda la zona del bajo Deba y actualmente se encuentra muy alejado de los municipios de la costa, Deba y Mutriku. Es precisamente en estos puntos donde actualmente es aprecia una mayor diferencia en la atención a la emergencia, ya que los tiempos de llegada a estos municipios se sitúan por encima de la media del resto de municipios guipuzcoanos.

Este traslado no supondría una demora excesiva en la atención al municipio de Eibar, que contaría además con un segundo parque con mayor número de efectivos y con capacidad de llegar en menos de 15 minutos (Bergara) y permitiría al mismo tiempo reducir el tiempo de apoyo a los parques de Urola y de Kosta desde el parque de Elgoibar, que actualmente están en ambos casos por encima de los 20 minutos.

Reordenación de las zonas de cobertura

Una vez reorganizadas las zonas de cobertura de cada parque, Gipuzkoa pasaría a tener 8 parques de bomberas/os en total, en vez de los 9 de que dispone ahora. La ubicación estratégica de los nuevos parques dentro de los nudos de comunicaciones más importantes de la rotonda de Gipuzkoa va a permitir paliar prácticamente en su totalidad el hecho de disponer de un parque menos en el territorio, ya que los tiempos de respuesta medio de las dotaciones apenas se verán resentidos.

Por otro lado esa medida permitirá a su vez concentrar un mayor número de recursos en el resto de los parques forales y un mayor aprovechamiento y racionalización de los medios materiales del servicio, mejorando además considerablemente los indicadores relativos al número de efectivos que llegan en menos de 15 minutos.

La ubicación de los parques de bomberas/os en Gipuzkoa y la nueva configuración de zonas de cobertura quedaría mucho más equilibrada y homogénea de lo que está actualmente, quedando finalmente distribuida de la siguiente forma:

Reordenación de las zonas de cobertura

Creación de dos zonas operativas en Gipuzkoa: Ekialde y Mendebalde

La existencia de dos SPEIS independientes operativamente en el territorio ha obligado hasta la fecha a tener que desarrollar un complejo sistema de diferentes modelos de distribución de zonas operativas para poder organizar adecuadamente las guardias diarias dentro del servicio de bomberos foral.

La nueva visión integral y funcional de las emergencias dentro del territorio así como la unificación operativa de los dos servicios permitirá simplificar y mejorar significativamente la ordenación del sistema organizativo de áreas de cobertura que pasará a tener un único modelo en todo el territorio con dos zonas operativas diferenciadas: Ekialdea y Mendebaldea

Dos zonas operativas

Creación de parques Centrales como referentes en cada zona operativa

La reubicación de algunos parques actuales y la apertura de los dos nuevos parques en zonas estratégicas permitirá reducir los tiempos de apoyos entre algunos parques que hoy en día son elevados, posibilitando así la llegada de nuevos recursos de refuerzo en caso de necesidad en un corto espacio de tiempo (entre 10 y 20 minutos)

Creación de parques centrales

Cada una de estas dos zonas operativas pivotaría sobre un parque Central que sería el referente del resto de parques de su zona al tener una concentración de medios y recursos más importante que el resto, pudiendo ejercer así de parque pulmón y prestar apoyo a los otros parques de su zona sin perder su capacidad operativa.

El Parque Central de la zona de Ekialdea sería el parque de Donostialdea en Garbera y en la zona de Mendebaldea lo sería el nuevo parque de Debagoiena, situado en Bergara. Este nuevo parque se convertiría en el parque foral más importante en cuanto al número de recursos y medios del Servicio de la Diputación.

Estos parques centrales están situados estratégicamente dentro el territorio, ya que además de ubicarse junto a la confluencia de nudos importante de carreteras se encuentran simétricamente repartidos en cada uno de los polos del territorio, concentrando a su alrededor una gran cantidad de población e industria.

Un camión de bomberas/os podrá desplazarse desde un parque Central al otro por dos diferentes vías de alta capacidad en unos 50 minutos, pasando en su recorrido junto a otros dos parques situados también dentro de la rotonda de Gipuzkoa.

Desplazamiento de un parque central a otro

Redimensionamiento y aumento de la plantilla en todos los parques

Para que el servicio sea prestado con las mayores garantías todas las medidas anteriores vendrán acompañadas por un aumento de plantilla. Este aumento de la plantilla permitirá que los efectivos de los parques cuenten con más personas por cada turno, que facilitará la realización de tareas en las labores llevadas a cabo en emergencias e incrementará los ratios que el Servicio Foral pondrá a disposición de las diferentes localidades organizadas en las zonas de cobertura de cada uno de los parques.

Este redimensionamiento, a la vez que mejorar la primera respuesta ante emergencias permitirá una gestión del personal disponible en las guardias y poder asumir las posibles bajas, ausencias por licencias de derecho del personal sin que se tenga que sustituir cada una de las ausencias como ocurre en la actualidad.

Esta ampliación se verá reflejada en un incremento de 74 personas operativas en todo Gipuzkoa, 71 de las cuales pertenecerá a la plantilla del Servicio Foral y 3 al servicio municipal de Donostia en su parque de Garbera.

Existirá una horquilla entre la guardia mínima y máxima de cada uno de los parques que permitirá absorber dicha ausencias y movilizar el personal en ocasiones puntuales y condicionadas por emergencias, intervenciones o situaciones extraordinarias reforzando aquellas zonas y parques que puntualmente más lo necesiten sin dejar desatendidos los parques restantes.

Además de los incrementos que se darán en los parques con más bomberas/os, también se reforzará la central de emergencias unificada con una persona más por parte del ayuntamiento de Donostia y la incorporación de tres personas más de los operadores de la Diputación, quedando finalmente una plantilla de 18 personas y un coordinador en la nueva central de coordinación de emergencias de bomberas/os de Gipuzkoa.

Los incrementos de plantilla por parque y la horquilla entre guardias max/min serán los siguientes:

Redimensionamiento y aumento de plantilla

Redistribución de las/los bomberas/os en el territorio

El actual modelo del servicio foral es un modelo simétrico y homogéneo en cuanto a reparto de dotaciones y medios por el territorio, ya que todos los parques forales cuentan con una dotación estándar de cuatro bomberas/os por turno y parque que prestan su servicio las 24 horas los 365 días al año.

El nuevo modelo presentado en el plan GIPUZKOA BABESTU 20_30 propone la concentración de un mayor número de recursos en aquellas zonas y parques donde existe una mayor concentración de riesgos y donde estadísticamente se dan un mayor número de intervenciones, tal y como sucede en otros SPEIS.

Esta medida permitirá dar una mejor y más contundente respuesta inicial en aquellas zonas donde la incidencia de las emergencias es mayor y procurará además un mayor aprovechamiento y racionalización de los medios materiales del servicio.

El redimensionamiento de plantilla comentado en el punto anterior junto a la redistribución de bomberas/os en las zonas que presentan un mayor número de riesgos supondrá la presencia de un mayor número de bomberas/os de guardia del territorio, que pasarán de ser 53 personas actuales de guardia en Gipuzkoa con un mínimo de 48, a ser 64 bomberas/os y con un mínimo de guardia de 49.

Así, la distribución de bomberas/os de guardia 24h/365d dentro de las dos zonas operativas del territorio quedaría de la siguiente manera:

Redistribución de os bomberos en el territorio

Nuevo modelo de gestión del servicio y de las personas

El Plan Gipuzkoa Babestu 20_30 no sólo recoge medidas orientadas a la mejora operativa del Servicio de Bomberas/os, que siempre es la medida más visible de puertas hacia fuera y de cara la habitante del Territorio. Sin embargo una operativa engrasada y resolutiva no se puede conseguir sin un modelo de gestión de servicio basado en unos principios claros.

Este nuevo modelo de gestión del servicio tiene dos fundamentos claros:

  1. La filosofía de trabajo de la GERENCIA DE PERSONAS como principio integrador del colectivo, que fomente la participación, la proactividad, la excelencia y la igualdad de condiciones. Esta Gerencia se concreta en un modelo de gestión de la formación continua del personal suficiente en recursos y horas, basado en la autoformación (la generada desde el propio colectivo con las debidas garantías de homologación y excelencia).
  2. La MEJORA CONTINUA como motor de regeneración y cambio en las personas y el servicio prestado al habitante del Territorio. Esta mejora continua contará con herramientas de gestión basadas también en la participación y la proactividad de las personas sea cual sea su escala. Fomentará mediante mecanismos de transmisión y comunicación de información e ideas entre los profesionales de los diferentes parques que facilite el desarrollo de proyectos de escala y temática muy diversa. Estos proyectos podrán revertir posteriormente en la adquisición de nuevos materiales, la utilización de nuevas técnicas, generación de nuevas metodologías de trabajo, adquisición de nuevas competencias etc.

La prevención de las emergencias como reto presente y futuro

Un servicio moderno que se caracterice por adecuarse a la sociedad actual no puede quedarse solamente con la atención de la emergencia una vez producida ésta. Las sociedades más avanzadas se caracterizan por medir sus ratios de calidad de vida en términos de prevención de los riesgos, de tal manera que ya no es suficiente con hacer frente o dar respuesta a los incidentes cuando se producen, el reto consiste en realizar las labores de prevención necesaria para minimizar dichos incidentes y en caso de que éstos ocurran, sus consecuencias sean las menores posibles.

Es por eso por lo que se ha cambiado el discurso de la reactividad y la respuesta frente a la emergencia por la proactividad y la prevención. Esto supone una modificación en la filosofía de trabajo y en las estructuras de los servicios de emergencias para enfocar los esfuerzos en esa dirección.

Para la prevención en emergencias relacionadas con los bomberos el plan establece que el servicio pasará a pivotar sobre cuatro ejes prioritarios:

  • La prescripción: la consultoría y asesoramiento técnico a gabinetes técnicas/os, ayuntamientos y particulares es clave para poder aplicar medidas preventivas y correctivas en la fase de planificación de las actuaciones para que éstas se realicen con esquemas acordes a una posible futura respuesta frente a la emergencia. Por eso se ve necesario el trabajo coordinado con técnicas/os municipales dando soporte a aquellas disciplinas de su competencia (sobre todo urbanísticas) que asegure el cumplimiento de normativas y estándares de calidad en respuesta ante los incendios de los edificios, espacios públicos y dotaciones.
  • La inspección: tanto desde un punto de vista de análisis post-intervención con las investigaciones de incendios como sobre todo en la inspección de las medidas de prevención acordadas y coordinadas con las/los técnicas/os tanto públicas/os como privadas/os. Apoyando labores de inspección en disciplina urbanística a los Ayuntamientos en los expedientes prescritos de manera conjunta previamente.
  • La sensibilización y formación-capacitación: empoderando a los diferentes colectivos y generaciones de la ciudadanía en medidas de autoprotección y prevención de incendios y sus consecuencias. Realizando para ello campañas de sensibilización, de formación a escolares, empoderamiento de personas de la tercera edad etc.
  • La prevención operativa: como disciplina efectiva para el cuerpo operativo del servicio para conseguir ser más eficaz en sus intervenciones. Estudiando previamente y analizando los elementos de riesgo del territorio (empresas, hospitales, colegios) para catalogarlos e inspeccionarlos con el personal que en una posible futura emergencia tenga que acudir a dicho recinto o actividad aumentando su capacidad de respuesta y eficacia, derivando como siempre todo ello en una reducción de los daños.

Estos cuatro ejes suponen un incremento de la capacidad técnica del servicio y por tanto se prevé la incorporación de 5 nuevas personas a la estructura técnica de escala media (subinspectoras/es) para, apoyando al /la jefa/e de servicio y a los oficiales técnicos, puedan asumir la carga de trabajo que esta rama del servicio requerirá.