Desarrollo e inicio de la actividad

El paso de la atención voluntaria de las emergencias a la prestación de un servicio profesionalizado

Tras la definición y aprobación del modelo de servicio de extinción de incendios, durante el año 1.985 se realizó el primer proceso selectivo de provisión de bomberos/as profesionales, que servirían para completar el parque de Zubillaga en Oñati, y quienes constituirían los primeros recursos operativos profesionales con los que se iniciaría la actividad del Servicio Foral.

Zubillaga 1985
1ª promoción de bomberos del parque de Zubillaga (año 1985)
Bidasoa 1987
Construcción del parque de Bidasoa en Irun (1.987)

Diversos factores y condicionantes que han sucedido a lo largo de todos estos años, han hecho que el SPEIS foral no se haya podido desarrollar exactamente a como se definió en los estudios realizados en los años 80.

Igualmente el estudio inicial preveía un periodo corto de implantación y apertura de parques en el territorio, y sin embargo la realidad supuso que debido a diversos condicionantes la construcción e inauguración de los parques forales proyectados en el estudio inicial se prolongase durante casi dos décadas.

En la actualidad hay desplegados ocho de los nueve parques forales previstos inicialmente, siendo el noveno parque, el correspondiente al parque Central que daría Servicio al área metropolitana de Donostia.

Todos los parques forales fueron construidos e inaugurados entre los años 1985 y 2003. Básicamente todos tienen un diseño similar y cuentan prácticamente con la misma estructura operativa, medios materiales y equipamiento.

Los parques de bomberas/os forales disponen de tres zonas claramente diferenciadas:

  • Un hangar para la ubicación de los camiones, vehículos ligeros y remolques
  • una zona de almacén, taller, sala de formación, gimnasio, oficinas y otras estancias y dependencias multiples de diverso uso
  • un patio exterior para la realización de prácticas y maniobras de entrenamiento.

Durante el periodo transicional de desarrollo del servicio e implantación de los parques forales por el territorio, éstos se fueron dotando progresivamente con los medios materiales y recursos humanos suficientes para poder atender las emergencias que se producían en sus respectivas zonas de cobertura.

Tolosa 1993
Parque foral de bomberas/os de Oria en Tolosa, inaugurado en el año 1993
Azpeitia 2001
Parque de bomberos de Urola en Azpeitia, inaugurado en el año 2001

A medida que la plantilla de bomberas/os profesionales ha ido creciendo y ampliándose por medio de las diferentes promociones surgidas a lo largo de los años de desarrollo del Servicio, se ha producido una profesionalización en la atención a la emergencia que ha supuesto que la calidad del servicio prestado haya ido mejorando gradualmente en muchos aspectos.

Al mismo tiempo esta sucesiva profesionalización del servicio foral ha hecho que el personal voluntario hay ido disminuyendo progresivamente hasta llegar al año 2015, donde se decidió dar por finalizado el modelo mixto profesional-voluntario definido a principios de los 80 en la creación del mismo, y se realizó por parte de la Diputación Foral de Gipuzkoa un homenaje de despedida y agradecimiento a los últimos bomberos voluntarios que todavía quedaban en algunos parques.

Reconocimiento voluntarios
Despedida últimos bomberos voluntarios de Azpeitia, Ordizia y Legazpi (año 2016)

Desde el año 2016 el Servicio Foral de bomberas/os de Gipuzkoa está compuesto íntegramente por  profesionales y actualmente todas las emergencias que se producen en el territorio son atendidas con personal profesionalizado.

En los últimos 30 años, por tanto la prestación de la atención a las emergencias de bomberas/os ha pasado de ser atendida de manera voluntaria y desestructurada en Gipuzkoa, a ser prestada enteramente de forma profesional por parte del servicio foral.

Gracias a ello se ha podido ofrecer a los habitantes de Gipuzkoa la prestación un servicio tan importante con suficiencia de medios materiales, una estructura jerárquica claramente definida con una organización reglada, una preparación y formación adecuada de todos sus efectivos y unas funciones operativas completas desarrolladas en todo el territorio.