FRONTERAS IMAGINARIAS

El nombre del proyecto : FRONTERAS IMAGINARIAS

Promotor : Ventana a la Diversidad

Telefono
618333617
Contacto
Guillermo Maceiras Gómez

Áreas artísticas que trabaja:

Audiovisuales

Materias escolares con las que tiene relación:

Ciencias sociales
Tecnología
Ética
Plástica
Que valores promueve
Respeto con la identidad cultural, sexual y libre de sexismo y racismo.
A qué nivel de educación o edad se apunta:
Todos
Cuántos estudiantes pueden participar en un evento:
Un aula (dividida en dos grupos)
Precio por cada evento:

2577,88€ (exento de IVA).

Descripción de la actividad:
La Experiencia de creatividad colaborativa Fronteras Imaginarias es un conjunto interconectado detalleres de co-creación transmedia que fa vorecen la emergencia de una comunidad educativa basada en la interculturalidad, la creatividad y la colaboración; manifestando el poder del arte para deshacer prejuicios y nutrir la convivencia en la diversidad.

Utilizando un enfoque de arte digital colaborativo, las metodologías de Fronteras Imaginarias activarán la imaginación de la juventud, proponiendo ideas innovadoras para alentar los lazos de convivencia, apreciación por la diversidad cultural y, en última instancia, fomento de la cultura de paz.

El objetivo de Fronteras Imaginarias es conectar a la infancia y juventud multicultural a través del arte colaborativo para que dialoguen entre sí a través del arte y construyan relaciones basadas en el reconocimiento mutuo e intercambio positivo de valores culturales a favor de la convivencia.

Este objetivo se logra, a través de la articulación de varias estrategias que contribuyan al desarrollo de varias competencias básicas recogidas en el Currículo de Educación de la CAPV:

Competencia en comunicación. Se trabajará la inclusión y plurilingüismo a través de su uso social en contextos de trabajo en equipos creativos. Se trabajará en Euskera como idioma vehicular, con la opción bilïngüe Euskera Castellano en caso de que así se requiera. Al mismo tiempo se integrará, y estimulará, el resto de idiomas presentes en el grupo.

Competencia tecnológica . Se profundizará en la alfabetización multimediática respetuosa con la identidad cultural, sexual y libre de sexismo y racismo. Este trabajo se realizará transitando desde acceso a los medios tecnológicos hacia el control de los mismos. Se trata de enriquecer las redes con creaciones que contengan discursos, enfoques y estilos de expresión propios de las raíces culturales de cada participantes; a través de conceptos como la soberanía audiovisual y la libertad cultural

Competencia social y cívica, en colaboración con materias curriculares como valores éticos, actividad emprendedora y filosofía, que traten valores humanistas, como el respeto por la diversidad y los derechos humanos.

Competencia artística, especialmente con las materias de educación plástica, visual y audiovisual, desde un enfoque digital transmedia.
 
Otro gran valor agregado que merece la pena destacar es que estas co-creaciones estarán interrelacionadas: conectando al alumnado participante de los diferentes centros educativos participantes en Gipuzkoa y, a través de nuestra Comunidad VEDI, también con otros niños, niñas y jóvenes en diferentes lugares del planeta.
Condiciones y recursos necesarios para realizar la actividad:
El número de horas lectivas por alumno será de 15 horas.
 
Las condiciones para el desarrollo de esta experiencia son completamente adaptativas a la realidad de cada centro. No es necesario disponer de ningún recurso específico, ya que será la propia Ventana a la Diversidad quien aporte los equipos y materiales necesarios para la correcta implementación de las actividades. En todo caso, cualquier equipamiento del que disponga el centro educativo –aulas de informática, espacios multiusos, etc.– si así lo considera oportuno la dirección del mismo, se podrá integrar dentro del proceso de los talleres.

Como se especifica anteriormente, el taller de la Caja Mágica se realiza completamente dentro del aula en horario lectivo, por lo que se podrá adaptar a las necesidades, asignaturas y horario específicos de cada centro.
Por otro lado, el taller Dualidades se realizará al 80% también en horario escolar y dentro del centro. El único momento en el que necesitaremos salir del centro será durante el rodaje de algunos los contenidos de los cortometrajes en los que, dependiendo de la temática elegida, se filmarán espacios de convivencia, tiendas del barrio u otros lugares que así decidan los y las participantes.
En principio no habrá necesidades de transporte, porque lo que se busca es precisamente retratar la vida cotidiana de las personas que asisten a ese centro educativo y al barrio o población donde se enmarca (relaciones de vecindad).
En casos excepcionales que se pudiesen presentar, siguiendo la metodología VEDI descrita en el apartado correspondiente, cualquier necesidad logística como transporte o disponibilidad horaria fuera del horario escolar, se debatirá internamente en la coordinación inter-organizacional y se tomará la decisión más adecuada.
Informe de actividades:

Informe sobre el aspecto artístico cultural de la actividad.


Existe un consenso en la afirmación de que una sociedad basada en la paz y la dignidad humana donde existe una convivencia armoniosa, es aquella sociedad basada en el respeto por los derechos humanos. Sin embargo, en los últimos años, incluso en países con sólidos sistemas democráticos, hemos sido testigos de la aparición de nuevas fronteras invisibles, que dividen, estigmatizan e incluso criminalizan a grupos sociales por sus raíces culturales.


Tomando a menudo como pretexto los tiempos de “crisis” y de “amenazas globales” en los que vivimos, muros que creíamos haber derribado para siempre se han vuelto a levantar. Los medios de comunicación nos muestran un panorama amenazante, que generan una imagen estereotipada hacia los “de fuera”. En ocasiones, nuestro vecino se convierte en "persona non grata" sólo porque su familia es de otra raza, proviene de otro país o pertenece a otra religión. Es en este caldo de cultivo donde surge el racismo y la xenofobia hacia la población migrante, refugiada e incluso hacia grupos culturales diferentes, como el caso de la comunidad gitana, que llevan siendo parte de nuestra sociedad desde hace siglos.


Para conseguir una convivencia pacífica, los derechos culturales y la expresión artística de todos los grupos de una sociedad han de ser garantizados.


Los derechos culturales son entendidos como todos los derechos que buscan asegurar la democratización de la cultura, desde su acceso universal hasta la participación activa en la vida cultural de todos sus ciudadanos. Es decir, todas las expresiones culturales han de ser apreciadas, respetadas, promovidas y representadas en la vida cultural pública, que es lo que el PNUD define como Libertad Cultural. Favorecer el reconocimiento de la diversidad cultural como una fuente de riqueza y progreso, invita a que las personas sean más respetuosas con las diferencias; abriéndose a construir un medio de vida basado en valores basados en la convivencia.
Pero las personas necesitamos crear significado, darle un sentido a nuestra realidad inmediata, que nos permita apreciar y respetar este acervo cultural diverso. Podemos encontrar maneras de ayudar a los diferentes grupos culturales que coexisten en un mismo territorio a hacer sus procesos discursivos y conclusiones más coincidentes entre sí. Esto puede hacerse construyendo historias, imaginadas y desarrolladas colaborativamente entre personas con culturas y opiniones diversas, de tal manera que se genere un espacio de encuentro para múltiples puntos de vista dentro de ellas.


Creando historias colaborativamente, construimos las bases de un entendimiento que moldea nuestra identidad colectiva y nos conecta con nuestro propósito como ser humano. Los enfoques narrativos de resolución de conflictos ayudan a las sociedades multiculturales a abandonar su preocupación por "la verdad" de cada grupo, manteniéndose al margen de los prejuicios por un tiempo y volviendo su atención a cómo se conecta su historia con las historias de los demás. De este modo, el arte y la creatividad pueden verse como un instrumento de demandas culturalmente inclusivo.


Una de sus herramientas principales en la narrativa contemporánea es el arte digital colaborativo, como forma de expresar la identidad cultural, transmitir saberes y revisitar prácticas tradicionales con capacidad para innovar en la sociedad actual. Así, mediante el ejercicio de los derechos culturales –a través de la participación en la vida artística y mediante la expresión de la identidad cultural– es posible avanzar en las demandas por el respeto de los derechos humanos de los colectivos en riesgo y fomentar la creación de nuevos públicos que aprecien la diversidad y promuevan la convivencia en sociedades multiculturales.

Informe del ámbito pedagógico de la actividad

Co-aprender a co-crear otro mundo posible

En la sociedad actual, definida muchas veces como “del conocimiento y la información”, cada vez más caracterizada por su complejidad y diversidad, se introducen importantes cambios en los modelos formativos. Desde esta perspectiva, frente a la concepción del conocimiento como un “constructo” cerrado, la educación para la transformación social ha de favorecer un aprendizaje flexible, si bien regido por criterios fiables y justificados, planteando una visión del conocimiento como proceso constructivo, creativo y colaborativo.


La pedagogía VEDI, por tanto, se inspira en varias escuelas que podrían englobarse dentro del post-constructivismo, concretamente dentro de las pedagogías de la creatividad y el aula cooperativa. Sus fundamentos teóricos se asientan en trabajos como el Constructivismo Social de Vigotsky, la Interdependencia Positiva de los hermanos Johnson, el Aprendizaje Significativo de Ausubel, la Inteligencia de Enjambres de Kennedy y Eberhart o la Teoría de las Inteligencias
Múltiples de Gardner.


Éstos y muchos enfoques pedagógicos y sociológicos han demostrado que en contextos de aprendizaje colaborativo, el/la sujeto alcanza un nivel de rendimiento superior a la suma de las capacidades individuales; lo que se puede definir como sinergia (el rendimiento de un trabajo en grupo es mayor que la suma de los rendimientos individuales de sus componentes). Del mismo modo, un aprendizaje creativo privilegia el conocimiento y el desarrollo de las capacidades y los procesos de aplicación.


Co-aprender se basa en generar un espacio de debate y reflexión-acción sobre maneras de utilizar el arte y la creatividad como herramientas de transformación social a favor de la convivencia en la diversidad, la tolerancia y la equidad. El valor del co-aprendizaje es educativo, social y cultural, pero
es más que la suma de estas partes. Este tipo de procesos fomenta el talento individual, el liderazgo y la autonomía, pero también el trabajo en equipo y la idea del bien común.


Co-crear lo entendemos como la mejor forma de dinamizar lo aprendido. Estimula la capacidad de la juventud para crear colaborativamente arte que aporte ideas y valor agregado a soluciones posibles que se están perfilando en el grupo; en referencia a problemas sociales concretos que afectan a su realidad última, a través del arte y la comunicación.


La juventud participante aprende a pensar creativamente el mundo que les rodea y cuestionar el status quo. Esta iniciativa, por tanto, pretende demostrar cómo el compromiso de transformación social, se debe articular a través de espacios dinámicos de comunicación intercultural; de tal modo que la activación de este patrimonio simbólico y creativo es la clave de hoy para las sociedades de mañana.

 

Trayectoria profesional del autor de la propuesta
Ventana a la Diversidad surgió en 2014 como proyecto, tras ser una de las 9 ideas seleccionadas por el Fondo Internacional para la Promoción de la Cultura de la UNESCO , entre más de 7000 propuestas recibidas desde todos los confines del mundo. Aunque en principio el proyecto se basaba en trabajar la convivencia en la diversidad, a través del audiovisual, en 4 lugares del planeta (Guatemala, Perú, Euskadi e Indonesia); tan sólo durante el primer año, fuimos capaces de expandir nuestra propuesta a más de 40 grupos culturales en una decena de países.
Tras este éxito inicial, el pequeño equipo de profesionales vascas y gallegos detrás del proyecto original, decidimos establecernos como asociación en Gipuzkoa a principios de 2016. Había que estar locos para emprender sin ánimo de lucro en medio de una de las peores crisis económicas y sociales del presente siglo, pensábamos a veces… Pero hemos sido capaces de seguir trabajando a favor de la convivencia y el medio ambiente a través del arte y la co-creatividad.
Gracias al apoyo de la dirección de cooperación de la Diputación Foral de Gipuzkoa , empezamos a poner en marcha proyectos basados en la promoción de la interculturalidad, el medio ambiente y los ODS a través de la creatividad colaborativa en diferentes regiones del planeta, mientras manteníamos siempre un pie en Gipuzkoa. Volvimos a marcar un hito importante al ser la primera ONG de toda la península ibérica en obtener el apoyo del Fondo Internacional por la Diversidad Cultural de la UNESCO en 2018… Luego fuimos invitados a presentar nuestra metodología en Ginebra, durante el 42 Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ...
Y de nuevo, a través de su Alianza de Civilizaciones, nos otorgaron uno de los Premios a la Innovación Intercultural de las Naciones Unidas en Diciembre de 2019.
A día de hoy, tras haber trabajado con infancia y juventud de más de 200 culturas en 18 países de 4 continentes –a través del arte digital y la creatividad– seguimos también hincando nuestras raíces en docenas de actividades por diversas villas de Gipuzkoa, como Errenteria, Oiartzun, Irún, Getaria, Zumaia, Donostia... Gaztelekus, Centros Educativos, Ludotecas, Centros Culturales, Espacios Naturales; en todas partes nos sentimos como en casa.